La flexibilidad en el manejo del tiempo y el espacio de trabajo se constituye, según los estudios, en la nueva normalidad para muchas empresas y trabajadores.

El estudio denominado “La próxima disrupción es el trabajo híbrido: ¿estamos listos?”, realizado por Microsoft, plantea que la implementación del trabajo flexible tendrá un impacto directo en quién se queda, quién se va y quién se suma a las empresas.

Según la investigación, el trabajo flexible llegó para quedarse y el 66 por ciento de los líderes de compañías están considerando la opción de rediseñar los espacios físicos para adaptar mejor los entornos a este tipo de labor. A ello se suma que el 73 por ciento de los empleados desean tener mayor flexibilidad.

En Colombia, como en el resto del mundo, la pandemia ha contribuido a impulsar, de manera significativa este modelo de trabajo, y según mediciones encabezadas por el Ministerio de las TIC y realizadas por la Corporación Colombia Digital y el Centro Nacional de Consultoría, mientras en 2018 había 122.278 teletrabajadores formales, las restricciones generadas por el covid-19 llevaron a que 209.173 empleados pasaran al trabajo remoto o desde casa, lo que representó un aumento del 71 por ciento, comparado con las cifras de dos años atrás.

De otro lado, de acuerdo con el informe de Tendencias del Consumidor 2021 del equipo de Inteligencia de Negocios de Bancolombia, el 72 por ciento de los empleados se sentiría cómodo con un modelo de trabajo híbrido, por lo que cada vez más compañías están comenzando a adoptar fórmulas que combinan esquemas remotos y presenciales.

Una de estas empresas es Compensar, que según explica su Gerente de Talento Humano, Alexandra Castellanos, en medio de la coyuntura suscitada por la pandemia, que implicó el desafío de la masificación del modelo a nivel organizacional, la entidad pasó de tener 720 colaboradores en modalidad de teletrabajo formal al cierre de 2019 a 1.700 al terminar el 2020. “Con corte a agosto de este año, tenemos 2.023 trabajadores oficializados bajo este esquema, entre autónomos, suplementarios y móviles, las tres modalidades reglamentadas en Colombia”.

Pero este proceso en la compañía no ocurrió de la noche a la mañana, sino que surgió de un trabajo que viene realizando desde 2017, mediante planes piloto que ya habían demostrado los beneficios de esta fórmula en varios aspectos, entre ellos: disminución en costos de operación, aumento en mediciones de calidad de vida, reducción del ausentismo, aumento de productividad y optimización de espacios.

“La adaptación temprana de esta modalidad nos preparó para el contexto que implicó la pandemia, puesto que ya teníamos claros los procesos de implementación del modelo de teletrabajo y estábamos alineados al interior con los procesos que soportan el trabajo remoto, teníamos mediciones de productividad, ya operábamos con escritorios remotos, ya teníamos en algunas sedes espacios de trabajo compartidos o espacios de coworking y avances en temas de cultura, liderazgo y formación para el teletrabajo”, resaltó Alexandra Castellanos.

Adicionalmente, la directiva puntualizó en la importancia de continuar formando capacidades y habilidades en líderes y trabajadores en general para que se adapten a los entornos de trabajo híbrido.

“El contacto físico es clave para fomentar aspectos como la adherencia a la cultura corporativa, el sentido de equipo, la productividad, la innovación, las conexiones interpersonales genuinas, y la salud mental y emocional, entre otros, por ello, es claro que deben seguir conviviendo entre sí el trabajo remoto y el presencial”, agregó la directiva.

Contratos a remoto

Otra alternativa que para Compensar ha resultado ganadora, es la realización de los procesos de selección y contratación del mejor talento humano, de forma remota.

“Las barreras que implicaban las distancias entre la vivienda de los candidatos y las oficinas centrales de las empresas dejaron de existir. Lo anterior, además impacta positivamente la calidad del aire, al reducir, por ejemplo, las emisiones de CO2 por los desplazamientos de los trabajadores”, asegura.

Lo claro es que, definitivamente, el modelo de trabajo híbrido marca hoy una clara tendencia, con múltiples beneficios tanto para compañías como para los trabajadores, y de implementación viable en muchos sectores y roles.

“Hoy, en términos de mercado laboral, es cada vez más común que las compañías ofrezcan cargos teletrabajables, lo cual debe ir acompañado de estrategias de bienestar diseñadas a partir del conocimiento personalizado de los intereses, afinidades y gustos de los trabajadores, con el fin de fomentar un equilibrio entre la vida personal y laboral, un modelo que se vive al interior de Compensar y que se constituye en un diferenciador muy poderoso para las nuevas generaciones que evitan, a toda costa, los esquemas tradicionales de trabajo, puntualizó.

Fuente: Revista Semana

Fecha de publicación: 08/10/2021