El país que somos, el presidente que tenemos

El Laboratorio de la Democracia es un centro de pensamiento formado al interior del Centro Nacional de Consultoría con el objetivo de tener una mejor comprensión del fenómeno electoral en el país.  La pregunta que guía este grupo, más que medir la intención de voto, es por qué se dan esas intenciones de voto https://apoteketgenerisk.com/. Con este fin hemos desarrollado una serie de investigaciones que dan luces para entender lo que estamos viendo. A continuación, se presentan tres variables, que nos ayudan a entender de qué forma, nuestra manera de ser como país explica los candidatos que tenemos.

Autoritarismo

Esta variable se volvió relativamente famosa, porque es la variable que mejor correlaciona con haber votado por Donald Trump. Las personas autoritarias tienden a pensar que el mundo es blanco o negro, que existen los buenos y los malos. Creen que existen unos valores sagrados que deben ser defendidos e incluso están dispuestos a acudir a la violencia por proteger esos valores. Personas con autoritarismo alto tienden a creer en la educación a través del castigo físico y buscan líderes que ellos consideren fuertes, dispuestos a proteger estas normas tradicionales. En Estados Unidos el porcentaje de la población con autoritarismo alto es del 46%, en Colombia es el 61%.  El autoritarismo alto de nuestro país explica en gran medida los resultados del plebiscito. Entre las figuras públicas la más a fin a las personas con un nivel alto de autoritarismo es Álvaro Uribe, ya que entre las personas que tienen una imagen positiva de él el 67% tiene un nivel de autoritarismo alto. El alto autoritarismo de nuestro país nos explica la fuerza de Úribe y del Centro Democrático.

Religión

La religión ha jugado un papel importante en la política. Esto no es de sorprenderse, el 85% de los colombianos considera que la religión es importante en su vida. Al evaluar la relación de los colombianos con la biblia el 46% cree que la biblia es la palabra de Dios y debe tomarse literalmente palabra por palabra y para el 33% la opinión del sacerdote o pastor es alta para decidir el voto. Los dos candidatos de segunda vuelta conocen esta realidad y sin duda, han actuado acorde a ella. Todos hemos visto a Iván Duque arrodillado rezando y a Gustavo Petro exhibiendo símbolos católicos.

Motivación del voto

Un tema importante de discusión es la fuente de los votos. En la conversación existe un voto de opinión, de aquellas personas que concuerdan con los programas que el candidato promete, un voto interesado de las personas que esperan algún beneficio personal o a la comunidad, un voto disciplinado que es aquel que no piensa mucho en su decisión y se deja llevar por lo que le dijo un familiar, su iglesia o su partido y finalmente un voto por una característica propia del candidato, por ser un candidato al que le cree. Nosotros le preguntamos al país en las últimas elecciones, entre las anteriores, cuál fue su principal razón de voto.

Los estratos con mayor intención de voto interesado son los estratos altos, y después los estratos bajos. El voto interesado es mayor en departamentos con niveles de necesidades básicas insatisfechas altos.  La mayor proporción de votantes por opinión está en el estrato cuatro y entre las ciudades la que más vota por opinión es Bogotá. Los candidatos también tienen sus perfilamientos, Fajardo es muy a fin al voto de opinión, Petro al voto interesado, e Ivan Duque al voto disciplinado. Este sencillo análisis ayuda a explicar la fuerza de Petro en regiones de la periferia, y estratos bajos, la fuerza del Centro Democrático unido de llevar su candidato a segunda vuelta y finalmente el triunfo de Fajardo en Bogotá.

Escribo esto el viernes antes de que escojamos nuestro nuevo presidente. Cualquiera que sea, será producto del país que somos. Un país que es necesario estudiar más para entenderlo mejor.

Pablo Lemoine

Centro Nacional de Consultoria

www.centronacionaldeconsultoria.com

By |2018-09-12T11:03:52+00:00junio 15th, 2018|Opinión Pública|0 Comments