Modernizar su sistema, incluir nuevos productos y atender las necesidades del consumidor son algunos de los retos que tienen que enfrentar los tenderos.

Johana Lorduy

Apropósito del Día Nacional del Tendero, LR analizó el panorama nacional de las tiendas de barrio e indagó cómo este canal, pese a los nuevos competidores y a las exigencias de los consumidores, se sigue reinventando.

De acuerdo con cifras de Fenalco, de los 700.000 pequeños comercios que hay en el país, 260.000 corresponden a tiendas cifra que ha crecido en la última década. Este canal, según el gremio de los comerciantes captura más de 48% de la canasta familiar en las principales ciudades y 62% en pequeñas poblaciones.

Para Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco, las tiendas han sabido entender los retos de la economía, convirtiéndose en un mercado más dinámico, con mayor variedad de productos, excelente calidad y precios competitivos, lo que ha garantizado su permanencia a lo largo del tiempo.

“La tienda está viviendo un proceso de grandes transformaciones. De un lado, la adopción de herramientas gerenciales, que permiten una mejor atención para los clientes y por otro lado, la posibilidad de formalización a través de figuras como el régimen simple, que ofrece grandes beneficios”, explicó Cabal.

Estudios de Fenalco indican que, a pesar del crecimiento de las cadenas de supermercados y de la llegada de grandes competidores, la tienda de barrio sigue siendo el canal más importante de distribución en Colombia.

Un caso de estudio

Empresas como Kantar, experta en el comportamiento global del consumidor, evidenciaron, a través de un análisis, que la compra en tiendas de barrio en el primer semestre del año logró una participación del mercado de 42%.
Entre los detalles que revela este informe, se muestra que los hogares que utilizan estos formatos, en su gran mayoría, pertenecen a los estratos 1 y 2; con familias numerosas, de cinco o más integrantes; en donde amas de casa, entre 35 y 49 años, son las encargadas de realizar la compra diaria en estos establecimientos y 70% son familias con hijos.

“Las tiendas de barrio son fundamentales para los hogares colombianos por el surtido y su cercanía. Igualmente se destaca por ser el canal que permite compras rápidas y de proximidad donde se pueden adquirir pocas categorías con un desembolso de $10.660 promedio”, informó Andrés Simon, country manager de la división de consumo de Kantar.

Otro de los datos, que más llama la atención, es que en el último año, los colombianos visitaron estos canales en promedio 10 veces al mes, aproximadamente cada tres días. Dentro de las compras realizadas, las categorías que ganaron más penetración fueron: cremas, shampoo, ambientadores para el hogar y en cuanto a los alimentos, se detallaron las tortillas, caldos en cubos, bases y salsas.
“Los tenderos representan una importante parte del gasto de los hogares en diferentes categorías, en definitiva, son un canal con una gran relevancia para los consumidores”, concluyó Simon.

Los retos para el tendero

Si bien las cifras y los estudios demuestran la importancia de este canal y de cómo se encuentra actualmente, lo cierto es que los retos para los propietarios de tiendas son cada vez más notorios.

Enfrentarse a una modernización, a los nuevos consumidores y a un mercado abarrotado de productos, por parte de las grandes compañías, demanda una estrategia que debe ir más allá de poner productos bonitos a bajo costos en una vitrina.

Entre las tácticas que se busca implementar es que se pase de un sistema de cuentas “artesanal”, ese que se lleva con papel y lápiz, a un sistema digital contable que tenga una precisión de los ingresos y de los productos que se tengan en el stock de la tienda.

En cuanto al consumidor, es importante examinar cuáles son sus necesidades, los niveles de deslealtad y de satisfacción que tenga, ya sea por los productos que consuma o por la calidad del servicio que se ofrezca en la tienda tradicional.

LOS CONTRASTES

  • ÓSCAR CABRERALÍDER ANALYTIC NIELSEN LATINOAMÉRICA

    “Los cambios que vemos en el comprador actual pone muchas oportunidades sobre los diferentes canales. Los tenderos deben atreverse a incluir productos nuevos”.


  • JAIME ALBERTO CABALPRESIDENTE DE FENALCO

    “La tienda está viviendo un proceso de grandes cambios. Sin embargo, su futuro depende de su modernización porque de lo contrario corren el riesgo de marchitarse”.

Según un estudio global de Nielsen, sobre la “Lealtad del Consumidor 2019”, 40% de los colombianos, frente a 42% de los consumidores en Latinoamérica, “les encanta probar activamente nuevos productos y marcas”. Lo que lleva a que casi 5 de cada 10 colombianos consideren probar más marcas nuevas que hace cinco años.

Óscar Cabrera, líder Analytic Nielsen para Latinoamérica, destacó que este fenómeno representa una oportunidad tanto para el fabricante, el vendedor y el consumidor final. Pues según el experto, el surtido de las tiendas de barrio, que es en pequeñas presentaciones, es el mayor diferenciador.

“Tener productos nuevos en pequeñas presentaciones a precios razonables representa un valor diferenciador”, agregó.

La tienda ideal para Nielsen cuenta con al menos 12 categorías, de las cuales mínimo cinco pertenecen al grupo de alta distribución, tener un congelador puede hacer crecer el negocio hasta 20% en la categoría sensible. Además, colocar productos de comida junto a las bebidas es una buena estrategia para ganar clientes.

Fuente: La República

Fecha de publicación: 26/08/2019